Pintar con compresor de aire

En este artículo, te voy a enseñar cómo aplicar pintura aprovechando la presión de tu máquina, una técnica que te ahorrará tiempo, dinero y esfuerzo. 

Además, te daré algunos consejos para elegir el mejor compresor para ser mas eficaz en está técnica, la pistola perfecta y los pasos a seguir para conseguir un acabado profesional.

 ¿Estás listo? Pues vamos allá.

pintar con compresor de aire

¿Qué es un compresor y para qué sirve?

Es una máquina provista de un motor, que toma el aire del ambiente y lo comprime dentro de un tanque o calderín. 

De esta forma, se genera un flujo de aire a presión que se puede utilizar para alimentar diferentes herramientas
neumáticas, como pistolas de todo tipo, clavadoras, lijadoras, etc.

Estas máquinas tienen muchas ventajas frente a las herramientas eléctricas convencionales. 

Por ejemplo:

– Son más seguros, ya que no hay riesgo de cortocircuitos ni chispas.
– Son más potentes, ya que pueden generar una presión constante e invariable.
– Son más versátiles, ya que se pueden adaptar a diferentes usos y materiales.
– Son más económicos, ya que consumen menos energía y requieren menos mantenimiento.

Uno de los usos más comunes es la aplicación de pintura.

Usando la presión obtenida, te permite aplicar la pintura de forma rápida y uniforme sobre cualquier superficie a pintar, sin dejar marcas ni desperdiciar material. 

Además, puedes regular la presión y el caudal para adaptarte al tipo de pintura y al efecto que quieras conseguir.

¿Qué compresor elegir?

pintar con compresor de aire

A la hora de elegir un compresor para pintar, hay que tener en cuenta varios factores, como el tamaño del tanque, la potencia del motor, la presión máxima y el caudal máximo. 

Estas características determinarán el rendimiento y la autonomía del compresor.

La capacidad del tanque de aire

Es la capacidad que tiene el calderín para almacenar aire comprimido. 

Cuanto mayor capacidad, más tiempo podremos aplicar pintura sin interrupciones. Sin embargo, también hay que
considerar el peso y el espacio que ocupa el compresor. 

Para trabajos domésticos o pequeños proyectos, un depósito de entre 6 y 50 litros suele ser suficiente.

La potencia del motor

Es la fuerza que tiene el compresor . 

Se mide en caballos de vapor (CV) o en vatios (W). Cuanto mayor sea la potencia, más rápido se llenará el tanque y
más presión se podrá alcanzar. 

Para la aplicación de pintura con compresor, se recomienda una potencia mínima de 1,5 CV o 1100 W.

La presión máxima

Es la fuerza que ejerce el flujo de aire al salir del compresor. 

Se mide en bares o en libras por pulgada cuadrada (PSI). Cuanto mayor sea la presión, más fina será la pulverización de la pintura y mejor será el acabado. 

Se recomienda una presión entre 2 y 4 bares o entre 30 y 60 PSI.

El caudal

 

Es la cantidad del mismo que sale del compresor por unidad de tiempo. 

Se mide en litros por minuto (L/min) o en pies cúbicos por minuto (CFM). Cuanto mayor sea el caudal, más rápido se podrá cubrir cualquier objeto y más espesa podrá ser la pintura.

Se recomienda un caudal entre 100 y 300 L/min o entre 3 y 10 CFM.

Estos valores son orientativos y pueden variar según el tipo de pistola y de pintura que se utilicen. 

Por eso, es importante consultar las especificaciones técnicas del fabricante antes de comprar un compresor.

Pintar con compresor de aire

¿Qué pistola de pintura elegir?

La pistola de pintura es la herramienta que se encarga de pulverizar la pintura sobre el área de aplicación mediante el aire a presión. 

Hay diferentes tipos de pistolas según su funcionamiento y su diseño. Las más habituales son:

Pistola de succión

Es la más sencilla y económica. Tiene el recipiente de pintura debajo de la boquilla y funciona por el efecto Venturi, que crea una succión al pasar el aire a presión. Es adecuada para pinturas fluidas y áreas pequeñas o medianas.

Pistola de gravedad

Tiene el recipiente de pintura encima de la boquilla y funciona por la gravedad, que hace que la pintura caiga al pasar el flujo a presión. Es óptima para pinturas viscosas y zonas grandes o irregulares como puede ser pintar paredes.

Pistola HVLP: High Volume Low Pressure (Alto Volumen Baja Presión)

Tiene un sistema que reduce la presión a la salida, lo que permite una mayor transferencia de pintura y un menor consumo. Es perfecta para pinturas de alta calidad y acabados finos.

Aquí una muestra de las mas vendidas:

Vanwoke
Aleación de zinc .Botella plástico
3 boquillas: 1.4-1.7-2.0mm
POLIVALENTE
4.3
4.3/5
Do-Electr
Botella plástico.Resto Acero.inox
Incluye regulador de presión
LAS MAS PRECISA
4.1
4.1/5
Burkmax
Aleación de zinc/acero inox.
2 pistolas. Retoques y pintar
MUY COMPLETA
4.2
4.2/5

¿Que más tengo que tener en cuenta a la hora aplicar pintura?

Además del tipo de pistola, hay que tener en cuenta otros aspectos, como el tamaño del depósito, el diámetro de la boquilla, el patrón de pulverización y los ajustes de presión y caudal. 

Estos factores influirán en la cantidad y la forma de aplicar la pintura.

El tamaño del contenedor de pintura

Es la capacidad que tiene la pistola para almacenar pintura. Cuanto mayor sea el recipiente, más tiempo podremos aplicar sin recargar. Sin embargo, también hay que considerar el peso y el equilibrio de la pistola. 

Para trabajos domésticos o pequeños proyectos, un recipiente de entre 200 y 600 ml suele ser suficiente.

El diámetro de la boquilla

Es el orificio por donde sale la pintura pulverizada. Cuanto mayor sea el diámetro, más gruesa será la pulverización y más espesa podrá ser la pintura. 

Se recomienda un diámetro entre 1,2 y 2 mm.

El patrón de pulverización

Es la forma que tiene el chorro de pintura al salir a presión. Puede ser redondo, ovalado o abanico. El patrón más utilizado es el abanico, que permite cubrir un área amplia y uniforme. 

El tamaño del abanico se puede regular girando la boquilla o mediante un tornillo lateral.

Los ajustes de presión y caudal

Son los controles que permiten regular el empuje y la cantidad de aire que sale del compresor y de la pistola. 

La presión se puede ajustar en el regulador del compresor o en el manómetro de la pistola. 

El caudal se puede ajustar en la válvula del compresor o en el gatillo de la pistola.

Estos valores son orientativos y pueden variar según el tipo de compresor y de pintura que se utilicen. 

Por eso, es importante consultar las especificaciones técnicas del fabricante antes de comprar una pistola de pintura
con compresor.

¿Cómo pintar?

Si ya te cansaste de leer puedes ver el siguiente video:

Aplicar pintura es una tarea sencilla si se siguen unos pasos básicos. Estos son:

Ante todo protección

Aquí te presentamos una expansión más detallada de los consejos de protección:

  1. Equipo de Protección Personal (EPP):

    • Gafas de seguridad: Las gafas de seguridad son esenciales para proteger tus ojos de posibles salpicaduras de pintura, polvo y partículas. Asegúrese de que sean resistentes a impactos y se ajusten correctamente.
    • Mascarilla protectora: Dependiendo del tipo de pintura y cartuchos que estés utilizando, una mascarilla respiratoria protege tus vías respiratorias de vapores tóxicos o partículas en suspensión.
  2. Área Bien Ventilada:

    • Pintar en un espacio bien ventilado es fundamental para disipar los vapores de pintura y mantener un ambiente seguro. Si pintas en interiores, abre ventanas y puertas, y considera el uso de extractores de aire para mejorar la circulación.
  3. Protección Auditiva:

    • El ruido generado por el compresor de aire puede ser perjudicial para la audición a largo plazo. Utilice protectores auditivos, como tapones para los oídos o auriculares protectores, para reducir el impacto del ruido constante.
  4. Ropa protectora:

    • Viste ropa protectora, como overoles o delantales, para protegerte contra salpicaduras de pintura. Además de la protección, esto facilitará la limpieza al finalizar el trabajo, evitando manchas en tu ropa.
  5. Respiradores adecuados:

    • Elija el tipo correcto de respirador según el tipo de pintura que esté utilizando. Los respiradores con cartuchos reemplazables proporcionan diferentes niveles de protección. Asegúrese de que el respirador se ajuste adecuadamente a su cara para garantizar su eficacia.
  6. Capucha de aire:

    • Una capucha de aire es una opción adicional para proporcionar una capa adicional de protección para la cabeza y el cuello. Esto es especialmente útil si trabajas con pinturas que desprenden vapores fuertes.
  7. Protección de Piel:

    • Para evitar el contacto de la pintura con la piel, utilice ropa de manga larga y pantalones. Si hay riesgo de salpicaduras, considere el uso de trajes de pintura desechables.

Prepara el área

Cubre con plásticos o papel las zonas que no quieras manchar, como el suelo, los muebles o las ventanas. Limpia bien la superficie a pintar, eliminando el polvo, la grasa o los restos de pintura antigua.

Si es necesario, aplica una capa de imprimación para mejorar la adherencia y el acabado.

Prepara el compresor y la pistola

Conecta el compresor a una toma eléctrica y enciéndelo. Ajusta la presión según las indicaciones del fabricante o del tipo de pistola que uses. Conecta la manguera del compresor a la entrada de la pistola. 

Llena el contenedor de pintura con la cantidad recomendada y ciérralo bien.

Agita la pistola para mezclar bien la pintura.

Prepara la pintura

Dependiendo del tipo de pintura que uses, puede que tengas que diluirla con agua o con un disolvente específico para conseguir una consistencia ideal.

Muy bien, ya hemos visto cómo preparar el área, el compresor, la pistola y la pintura. Ahora vamos a ver cómo realizar la ejecución con facilidad, siguiendo estos pasos: 

Prueba la pistola

Antes de empezar, es conveniente hacer una prueba en una superficie que no se vea o en un cartón. Así podrás comprobar el funcionamiento de la pistola, el color y la consistencia de la pintura, y ajustar la presión, el caudal y el patrón de pulverización según tus preferencias. 

Recuerda limpiar el orificio de salida con un trapo o un cepillo después de cada prueba para evitar que se obstruya.

Pinta la superficie

 Una vez que tengas todo listo, puedes empezar. Para ello, debes seguir estas recomendaciones:

  • Mantén una distancia constante entre la pistola y la superficie a pintar, de unos 15 a 25 cm.
  • Mueve la pistola de forma horizontal o vertical, según el sentido de las vetas o las formas de la zona a pintar.
  • Aprieta el gatillo y aplica la pintura con pasadas largas y uniformes, solapando ligeramente cada pasada de pintura con la anterior.
  • Aprieta el gatillo y no lo sueltes a cada pasada, mantén una presión continua y modera el caudal con el gatillo.
  • No pares la pistola sobre la zona de aplicación, sino que levántala al final de cada pasada para evitar acumular pintura y dejar marcas.
  • No apliques demasiada pintura en una sola capa, sino que da varias capas finas y deja secar entre cada una según las indicaciones del fabricante.
pintar con compresor de aire

¿Y ahora que hago?, ya terminé!

No todo va a ser diversión, ahora toca limpiar.

Cuando termines, debes limpiar bien el compresor y la pistola para evitar que se estropeen o se contaminen. Para ello, debes seguir estos pasos:

 

  • Vacía el contenedor de pintura y devuélvela a su envase original o deséchala según las normas ambientales.
  • Llena el taque de la pistola con agua o con un disolvente adecuado para limpiar los restos de pintura. 
  • Pulveriza el agua o el disolvente sobre un trapo o un cartón hasta que salga limpio. 
  • Desconecta la manguera del compresor y de la pistola. Libera la presión sobrante del tanque del compresor. 
  • Desmonta la pistola y limpia sus piezas con un trapo o un cepillo impregnado en agua o disolvente. 
  • Seca bien todas las piezas y vuelve a montar la pistola. 
  • Guarda el compresor y la pistola en un lugar seco y protegido. 

Y así es como se pinta. Espero que te haya gustado este artículo y que te haya servido para aprender algo nuevo.

Si te ha parecido útil, no dudes en compartirlo con tus amigos. ¡Hasta pronto!

Scroll al inicio